lunes, 29 de junio de 2009

El sueño



El sueño es algo necesario para sobrevivir y gozar de buena salud, pero todavía no se sabe por qué se necesita el sueño ni exactamente cómo nos beneficia. Las necesidades individuales de sueño varían ampliamente y en los adultos sanos van desde tan sólo 4 horas diarias de sueño hasta incluso 9 horas. En general, las personas duermen de noche aunque muchas lo hacen durante el día debido a sus horarios de trabajo, situación que a menudo ocasiona trastornos del sueño. Muchos de los trastornos del sueño son frecuentes.
Muchos factores, como la excitación o el estrés emocional, pueden determinar las horas de sueño de una persona y cómo se siente al despertar. Los medicamentos también pueden desempeñar un papel, algunos producen somnolencia mientras que otros dificultan el sueño. Incluso ciertos alimentos o aditivos como la cafeína, las especias fuertes y el glutamato monosódico pueden afectar al sueño.
El patrón del sueño no es uniforme sino que tiene varias fases diferenciadas. Durante un sueño nocturno normal hay 5 o 6 ciclos de sueño El sueño empieza por la fase 1 (el grado más superficial, en que la persona se despierta fácilmente) y avanza hasta la fase 4 (el grado de profundidad mayor, en que la persona se despierta con dificultad). En la fase 4, el tono muscular, la presión arterial y la frecuencia cardíaca y respiratoria están disminuidos al máximo. Además de estas 4 fases existe un tipo de sueño acompañado de movimientos oculares rápidos (REM) y de actividad cerebral. La actividad eléctrica en el cerebro es inusualmente alta durante el sueño REM, algo semejante a un estado de vigilia. En un electroencefalograma (EEG) puede registrarse la movilidad ocular y los cambios en las ondas cerebrales que se producen durante el sueño REM.
En el sueño REM, tanto la frecuencia como la profundidad de las respiraciones están aumentadas, pero el tono muscular está deprimido, incluso en mayor medida que en las fases de máxima profundidad del sueño no-REM. La mayoría de los sueños ocurre durante el sueño REM y en la fase 3 del sueño, mientras que el hablar dormido, los terrores nocturnos y el sonambulismo suelen ocurrir sobre todo durante las fases 3 y 4. Durante un sueño nocturno normal el sueño REM sigue inmediatamente después de cada uno de los 5 o 6 ciclos de la fase 4 del sueño no-REM, pero en realidad el sueño REM puede ocurrir en cualquier fase.
El insomnio es la dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido, o una alteración en el patrón del sueño que, al despertarse, lleva a la percepción de que el sueño ha sido insuficiente.
El insomnio no es una enfermedad sino un síntoma. Puede ser consecuencia de diversos trastornos emocionales y físicos y del uso de medicamentos. La dificultad para conciliar el sueño es frecuente entre jóvenes y ancianos y a menudo se manifiesta en el curso de alteraciones emocionales como ansiedad, nerviosismo, depresión o temor. Incluso hay personas que tienen dificultades para conciliar el sueño simplemente porque no experimentan cansancio, ni físico ni mental.
Las personas tienden a dormir menos a medida que envejecen y también se producen cambios en las fases del sueño. El sueño de la fase 4 disminuye y con el tiempo desaparece, en tanto que la persona se despierta con más frecuencia durante las demás fases. Aunque normales, estos cambios en el patrón del sueño hacen que la gente mayor piense que no está durmiendo lo suficiente. Sin embargo, no existen pruebas de que las personas sanas de edad avanzada necesiten dormir tanto como los jóvenes ni que requieran medicamentos para dormir con el fin de evitar estos cambios normales asociados con la edad.

El patrón del insomnio de primera hora de la mañana es más frecuente en las personas de edad avanzada. Algunas personas concilian el sueño normalmente, pero se despiertan varias horas antes de la hora habitual, no pueden volver a dormirse con facilidad y, a veces, tienen un sueño inquieto y poco reparador. A cualquier edad, el hecho de despertarse muy temprano puede ser un síntoma de depresión.
Las personas con una alteración en su patrón de sueño pueden experimentar inversiones en el ritmo del sueño, es decir, concilian el sueño a horas inadecuadas y no pueden dormir cuando deberían hacerlo. Las inversiones en el ritmo del sueño reflejan generalmente un desfase horario por un viaje en avión (especialmente de este a oeste), turnos de trabajo nocturnos irregulares, cambios frecuentes de horarios o el abuso de bebidas alcohólicas. A veces se debe al efecto secundario de un fármaco. El patrón de sueño puede verse alterado por lesiones al reloj interno del cerebro (causadas por una encefalitis, un ictus, o una enfermedad de Alzheimer, por ejemplo).

El tratamiento del insomnio se basa en su causa y en el grado de gravedad. Las personas de edad experimentan cambios asociados con el sueño que habitualmente no requieren tratamiento porque se trata de cambios normales. Dado que probablemente el número total de horas de sueño disminuye con la edad, puede ser útil para las personas mayores irse a dormir más tarde o levantarse más temprano. Las personas con insomnio pueden mejorar su estado si permanecen tranquilas y relajadas durante la hora antes de acostarse, procurando crear en sus habitaciones una atmósfera que invite al sueño. Para ello se requiere luz tenue, el mínimo de ruido posible y una temperatura agradable en la habitación.
Si la causa del insomnio se debe al estrés emocional, resultará más útil un tratamiento para aliviar el estrés en lugar de tomar medicamentos para dormir. Cuando el insomnio se manifiesta con depresión se debe acudir al médico, quien hará una valoración global y prescribirá un tratamiento. Ciertos antidepresivos suelen inducir el sueño debido a sus propiedades sedantes.
El uso intermitente de medicamentos para dormir (sedantes e hipnóticos) puede ser útil en caso de que los trastornos del sueño interfieran con las actividades personales y con la sensación de bienestar.

viernes, 26 de junio de 2009

Psoriasis



La psoriasis es una enfermedad de la piel, crónica y recurrente que se reconoce por sus placas de diversos tamaños y sus escamas.
La descamación se produce por un crecimiento y una producción anormalmente elevada de las células cutáneas. Se desconoce la causa de este acelerado crecimiento celular, pero se cree que los mecanismos inmunes tienen un papel importante. Esta enfermedad suele afectar a varios miembros de una misma familia. La psoriasis es frecuente y afecta del 2 al 4 por ciento de la población blanca; las personas de etnia negra se afectan menos. La psoriasis a menudo se inicia en individuos de entre 10 y 40 años, pero puede aparecer a cualquier edad.
Suele comenzar como una o más pequeñas placas que se tornan muy escamosas. Es posible que se formen pequeñas protuberancias alrededor del área afectada. A pesar de que las primeras placas pueden desaparecer por sí solas, enseguida pueden formarse otras. Algunas placas pueden tener siempre el tamaño de la uña del dedo meñique, pero otras pueden extenderse hasta cubrir grandes superficies del cuerpo, adoptando una forma de anillo o espiral.
La psoriasis suele afectar al cuero cabelludo, los codos, las rodillas, la espalda y las nalgas. La descamación puede ser confundida con caspa grave, pero las placas características de la psoriasis, que mezclan áreas escamosas con otras completamente normales, la distinguen de la caspa. La psoriasis también puede aparecer alrededor y debajo de las uñas, que aumentan de grosor y se deforman. Las cejas, las axilas, el ombligo y las ingles también pueden resultar afectados.
Por lo general, ni siquiera es frecuente el picor. Cuando se curan las zonas cubiertas con escamas, la piel adopta una apariencia completamente normal y el crecimiento del pelo se restablece. La mayoría de las personas con psoriasis limitada tiene pocas molestias además de la descamación, a pesar de que el aspecto de su piel puede resultar desagradable.
Sin embargo, otras personas sufren psoriasis extensa (generalizada) o experimentan graves efectos a raíz de esta enfermedad que no vamos a enumerar aqui debido a su poca frecuencia.
La psoriasis puede surgir sin motivo aparente, o bien derivar de una quemadura solar grave, una irritación de la piel, el uso de medicamentos antipalúdicos, el litio, los betabloqueadores (como el propranolol y el metoprolol), o incluso cualquier ungüento o crema. Las infecciones estreptocócicas (especialmente en los niños), las contusiones y los arañazos también pueden estimular la formación de nuevas placas.
Al inicio puede ser de diagnóstico incierto porque muchas otras enfermedades pueden cursar con placas y descamaciones similares. A medida que la psoriasis avanza, los médicos pueden reconocer fácilmente su patrón de descamación característico, por lo que, en general, no hace falta hacer pruebas diagnósticas. De todos modos, para confirmar el diagnóstico, el médico puede realizar una biopsia de piel (extrae una muestra de piel para su examen al microscopio).
Cuando una persona sólo presenta unas pocas placas, la psoriasis responde rápidamente al tratamiento. Utilizar ungüentos y cremas lubricantes de la piel (emolientes) una o dos veces al día puede mantenerla hidratada. Los ungüentos que contienen corticosteroides son muy eficaces y su efecto puede ser aún mayor si tras aplicarlos se cubre la zona con celofán. Las cremas con vitamina D también son eficaces en muchos pacientes.
Los ungüentos y las cremas que contienen ácido salicílico o alquitrán de hulla también se usan para tratar la psoriasis. La mayoría de estos medicamentos se aplican dos veces al día sobre la zona afectada. En ciertos casos también se usan medicamentos más fuertes como la antralina, pero pueden irritar la piel además de manchar las sábanas y la ropa. Cuando el cuero cabelludo resulta afectado, suelen utilizarse champús que contengan estos principios activos.
La luz ultravioleta también puede ayudar a eliminar la psoriasis. De hecho, durante los meses de verano, las zonas de piel afectada que son expuestas al sol pueden curarse espontáneamente. Tomar sol suele contribuir a eliminar las placas en grandes superficies del cuerpo; la exposición a rayos ultravioleta bajo control médico también constituye otra terapia frecuente. Para los casos de psoriasis extensa, esta terapia con rayos puede acompañarse con psoralenos, fármacos que hacen que la piel sea mucho más sensible a los efectos de la luz ultravioleta. La combinación de psoralenos y luz ultravioleta (PUVA) suele ser eficaz y puede curar la piel durante varios meses. Sin embargo, el tratamiento con PUVA puede aumentar el riesgo de cáncer cutáneo debido a los rayos ultravioleta; en consecuencia, el tratamiento debe ser estrechamente supervisado por un médico.
En las formas graves de psoriasis y en la psoriasis diseminada, el médico puede administrar otros fármacos más potentes, siempre bajo una estricta supervisión médica.

martes, 23 de junio de 2009

¿Resfriado o alergia?



Muchas veces comenzamos a estornudar y nos planteamos una seria duda, ¿hemos comenzado con un resfriado o estamos ante un episodio de alergia pasajera?

La alergia es una respuesta exacerbada de nuestro sistema inmunológico (de defensa) a agentes externos alergizantes que el organismo detecta como posibles agresores. El organismo responde liberando sustancias, una de las más importantes es la histamina, de ahí los medicamentos llamados “antihistamínicos” que intentan evitar o bloquear a esta sustancia. Los síntomas consisten en picor de nariz y estornudos y, aparecen repentinamente, los episodios duran poco (de minutos a horas), suelen haber “ataques de estornudos” cinco, diez, veinte o más, la mucosidad es transparente y se produce un lagrimeo constante durante estos ataques de estornudos.

En cambio cuando estamos ante un resfriado los síntomas aparecen progresivamente, los episodios duran entre una semana o más, hay mucosidad espesa, los estornudos seguidos son menos de cinco, la mucosidad es turbia amarillenta, con aspecto “purulento” y, por último, hay una sensación de congestión ocular

sábado, 20 de junio de 2009

Fisuras anales

Una fisura anal (fisura en el ano, úlcera anal) es un desgarro o una úlcera en el revestimiento del ano.
Las fisuras anales generalmente se deben a lesiones que ocurren durante una evacuación de heces muy duras o muy voluminosas. Las fisuras ocasionan espasmos del esfínter, lo que impide su curación.
Las fisuras causan dolor y pérdida de sangre durante una evacuación o poco después de ésta. El dolor dura entre varios minutos y varias horas y luego remite hasta la siguiente evacuación. El médico diagnostica una fisura mediante la inspección del ano.
Un emoliente de las heces o las semillas de psilio pueden reducir las lesiones causadas por las evacuaciones de heces endurecidas, a la vez que lubrican y suavizan la zona baja del recto. También pueden ser beneficiosos los supositorios lubricantes. Un baño de asiento templado durante 10 ó 15 minutos después de cada evacuación alivia la incomodidad y ayuda a incrementar el flujo de sangre local, lo que favorece la curación. Cuando fallan estas medidas sencillas, generalmente es necesaria la cirugía.

miércoles, 17 de junio de 2009

El ejercicio físico contra el cáncer de mama


La práctica de, al menos, una hora de ejercicio por semana una vez se han superado los 30 años de edad se asocia con una disminución del riesgo de cáncer de mama, de acuerdo con las conclusiones de un trabajo llevado a cabo por investigadores de la University of Northern Colorado (Estados Unidos) y presentado en el marco de la reunión anual del Colegio Americano de Medicina Deportiva (ACSM) celebrada en la ciudad de Seattle (Estados Unidos).
Los investigadores, solicitaron a 4.296 mujeres que recordaran la cantidad de actividad física en cuatro etapas de la vida: de los 10 a los 15 años, de los 15 a los 30, de los 30 a los 50, y después de los 50.
La probabilidad de desarrollar cáncer de mama no varió según los niveles de ejercicio entre los 10 y los 30 años. Sin embargo, el riesgo de padecer la enfermedad era significativamente menor cuanto más activas eran una vez superados los 30 años. De modo que toda mujer que hacía menos de 60 minutos de ejercicio estaba por debajo del nivel promedio y toda la que hacía más de 60 minutos estaba por encima.
Pocas mujeres que hacían ejercicio entre los 30 y los 50 años desarrollaron cáncer mamario, a diferencia de las participantes físicamente menos activas.
Asimismo, pocas mujeres que se calificaron como ‘altamente competitivas’ a partir de los 50 años desarrollaron la enfermedad, comparadas con las que hacían menos de 60 minutos de actividad por semana. Por todo ello, el mensaje sería que acumular más tiempo de actividad física después de los 30 años sería clave para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama, una medida que no cuesta mucho y sin embargo provoca muchos beneficios.

domingo, 14 de junio de 2009

Cuidado a la hora de conducir con los medicamentos que producen sueño



Todos los medicamentos comercializados en España que tengan algún efecto sobre la conducción deberán incluir un pictograma o señal de advertencia en sus envases para 2011, año para el que está previsto concluya una iniciativa que arrancó hace año y medio y que lleva revisados ya un total de 4.300 fármacos (424 principios activos), el 32% de los 13.390 en la actualidad en venta en nuestro país.
El pictograma en cuestión es un triángulo rojo sobre fondo blanco, similar a una señal de tráfico, con un coche dibujado en su interior y en su base la leyenda Conducción: ver prospecto. Irá en el envase del producto, adaptándose al tamaño del mismo, y los primeros fármacos con el símbolo saldrán “en breve” al mercado.
El objetivo ha sido incorporar a los envases de los medicamentos peligrosos para la conducción una señal “legible y clara” que llame la atención del usuario y le lleve a leer la advertencia en el prospecto que incluye estos medicamentos.
Hasta el momento, revisando los medicamentos más susceptibles de presentar estos efectos –como antidepresivos o antihistamínicos–, se ha encontrado un total de 2.633 fármacos (216 principios activos) susceptibles de incorporar este símbolo a sus envases, casi el 60% de los medicamentos ya examinados.
Se estima que entre el 5 y el 10% de los accidentes de tráfico que se registran en la Unión Europea puede deberse a la conducción bajo los efectos de algún medicamento, que puede causar una reducción de los reflejos, mareos y somnolencia.
Por ello, la iniciativa que se implanta ahora en España se desarrollará igualmente en otros 11 países –Austria, Dinamarca, Francia, Polonia, Eslovenia, Letonia, Italia, Rumanía, Estonia, Islandia y Noruega–, ya que se considera que es una de las áreas de intervención que pueden contribuir a evitar en hasta un 50% las lesiones por colisiones de tráfico.
Por tanto no sólo hay que tener en cuenta el lema "Si bebes no conduzcas", sino también el de "Si tomas medicamentos que inducen sueño tampoco conduzcas".

jueves, 11 de junio de 2009

Ayuda para los enfermos reumáticos



La Confederación Española de Pacientes Reumáticos (CONFEPAR) ha puesto en marcha el portal de internet http://www.pacientesreumaticos.es/ con la intención de convertirse en un punto de referencia para las personas con una enfermedad reumatológica y servir de herramienta para encontrar información sobre estas patologías.

La nueva web también servirá como punto de encuentro de las asociaciones que configuran CONFEPAR, así como de ‘caja de resonancia’ para todas aquellas iniciativas que, tanto de carácter divulgativo como formativo e informativo, se están promoviendo desde la entidad.

El portal incluye una sección sobre qué son las enfermedades reumatológicas, cómo se diagnostican, cuáles son sus causas y a quién se debe acudir. De la misma manera, también incorpora un servicio actualizado de noticias de interés para los afectados, en el que se recoge información sobre los avances que se están registrando en este campo y los eventos internacionales, nacionales o regionales que se están celebrando sobre este grupo de patologías.

La pretensión es que esta web sea un catalizador de la realidad en cuanto a actualidad y avances se refiere y siempre desde el punto de vista del paciente. De esta manera, se quiere dar respuesta a las necesidades informativas de los enfermos y de los usuarios, en general.

Así, el usuario podrá conocer desde los congresos internacionales hasta las reuniones para pacientes que se está produciendo en una provincia. Además, y por último, el portal también permite acceder a las 56 asociaciones de pacientes integradas en esta entidad, distribuidas por todo el país y que engloban las patologías reumatológicas más frecuentes, como la artritis reumatoide, la artrosis, la fibromialgia, o la fatiga crónica.

lunes, 8 de junio de 2009

El estrés aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca

La influencia de la personalidad o el carácter en el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular es conocida desde antaño; así los individuos competitivos, muy autoexigentes, apegados al trabajo y obsesionados con el éxito, son los más propensos a padecer estas enfermedades. Estas personas viven sumidas en una vida en continuo estrés que muchas veces no lo buscamos sino que nos lo da las circunstancias de la vida, si bien en muchos casos podemos hacerle frente y mitigarlo.
Así el estrés se produce por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves, que hay que controlar porque la relación entre el estrés emocional y los eventos coronarios mayores ha sido establecida hace ya mucho tiempo y ha sido instintivamente aceptada. Pero la verificación de esta presunción se ve obstaculizada porque no existe un test científico para cuantificar el grado de estrés emocional. Por ejemplo, se ha demostrado que existe un aumento del riesgo de infarto agudo de miocardio (doble de lo normal) durante las dos horas siguientes a un episodio significativo de alteración emocional.
El estrés se produce, en menor y mayor medida, según la intensidad de un estímulo exterior y la capacidad individual de respuesta ante él. Todo ello dificulta su control como factor de riesgo cardiovascular, ya que depende del individuo el adaptarse a esa situación que le está afectando y cómo la enfrente.
Algunos estudios apuntan a un mayor riesgo de padecer estrés y por tanto de padecer un episodio cardiovascular en las personas con perfil psicológico tipo A, es decir, individuos competitivos, muy autoexigentes, apegados al trabajo y obsesionados con el éxito.
Si usted cumple las siguientes características tiene una personalidad tipo A:
-Velocidad, impaciencia, irritabilidad, siempre tiene prisa.
-Estilo dominante y autoritario.
-Dificultad para conocer y expresar las emociones.
-Actitud hostil, dura, competitiva.
-Gran implicación en el trabajo, con tendencia a la actividad permanente. Consideran el descanso o el ocio como pérdidas de tiempo.
-Preocupación por el rendimiento y los resultados finales, más que por el disfrute de la actividad mientras se realiza.
-Pocos intereses y relaciones personales al margen del trabajo.
Así que si se ha dado cuenta que está encuadrado/a en este tipo de personalidad, póngase manos a la obra que estará firmando un cheque en blanco para su salud futura.

viernes, 5 de junio de 2009

Ayuda para controlar el colesterol



La Fundación Hipercolesterolemia Familiar con el patrocinio de la Obra Social Caja Madrid, pone a disposición de todos los que están interesados en mejorar su salud cardiovascular, una guía para controlar el colesterol mediante cambios en nuestro estilo de vida, de forma sencilla y práctica.
En ella encontraremos consejos dietéticos, la composición de los alimentos más frecuentes, recomendaciones para cuando comemos fuera de casa, y otros consejos. Nos enseña igualmente, a interpretar el etiquetado de los alimentos y a conocer cuántas calorías quemamos con las diferentes actividades físicas que realizamos.
También esta guía proporciona ayuda para dejar de fumar y controlar el estrés. Los diferentes menús que ofrece nos ayudarán a mantener una alimentación saludable.
Para descargarla pulse en http://www.colesterolfamiliar.com/formacion/guia.pdf y podrá tenerla en su ordenador y podrá imprimir cualquier información que desee.
Si quiere recibir algún folleto o publicación de la Fundación Hipercolesterolemia Familiar, solicítela a la siguiente dirección:Fundación de Hipercolesterolemia FamiliarGeneral Álvarez de Castro, 14 - 1º E 28010 - MADRIDTel.: 91 557 00 71Tel.-Fax: 91 504 22 06, Correo electrónico: info@colesterolfamiliar.com

martes, 2 de junio de 2009

Antenas de telefonía y salud



A pesar de los numerosos estudios sobre la influencia de la telefonía móvil en la salud, aún existe cierto grado de confusión entre la gente sobre si son inocuas o no para la salud. Se sabe que la radiación que emiten puede provocar un aumento en la temperatura corporal, aunque no en cantidades suficientes para alterar las células y dar el pistoletazo de salida a la formacioón de células cancerosas.

Esto se ha vuelto a estudiar y vuelve a apoyarlo un estudio reciente publicado en la revista Medicina Clínica que constata la ausencia de pruebas que demuestren que ejerzan ningún efecto perjudicial sobre la salud.
Los campos electromagnéticos (CEM) de radiofrecuencias (RF) emitidos por las antenas de telefonía móvil se engloban en el espectro electromagnético de la radiación no ionizante, por lo que su energía resulta insuficiente para destruir el código genético de las células. Sin embargo, pueden penetrar el tejido humano y causar un aumento de la temperatura, pero como recuerdan los autores, los Profs. Francisco Vargas y Patricia Crespo, miembros del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud de la Fundación General de la Universidad Complutense de Madrid, “el sistema de termorregulación humano es capaz de disipar el calor que produce la energía procedente de las antenas y de otras fuentes emisoras, lo que evita daños a la salud”.
Tal es así que la OMS, organización que, al igual que los ministerios de Industria y de Sanidad o la propia Unión Europea, regula y limita los niveles de emisión y exposición a las RF, en este caso a través de la ICNIRP (Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones no Ionizantes), ya estableció en 2006 que “teniendo en cuenta los muy bajos niveles de exposición y los resultados de investigaciones reunidas hasta el momento, no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de RF procedentes de las estaciones de base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos sobre la salud”.

Sin embargo, y fruto fundamentalmente del sensacionalismo de los medios de comunicación, las antenas son percibidas como responsables de la generación de numerosas patologías, caso sobre todo del cáncer –tumores cerebrales y del SNC– y de distintos síntomas que, por inespecíficos –entre otros, cefaleas, ansiedad, cansancio o insomnio–, pueden atribuirse a cualquier enfermedad. El resultado es que las preguntas sobre el riesgo de las antenas en la salud siguen siendo relativamente frecuentes en las consultas médicas.
Sin embargo, no se ha desatado la alarma entre la población sobre el posible efecto de otras fuentes de emisión de mucha mayor potencia –TV, radio, etc.–, como tampoco sobre los terminales –los teléfonos portátiles–, igualmente emisores de RF y que, según concluyen los estudios realizados hasta el momento, son igualmente inocuos.
Y es que los teléfonos nunca han compartido, aun mínimamente, el recelo generado en torno a las antenas. Como explican los autores, “curiosamente, las mismas personas que se manifiestan en contra de la instalación de las antenas no parecen preocuparse por las emisiones de sus teléfonos portátiles. Una actitud comprensible porque se relaciona con la aceptabilidad de los riesgos que el individuo asume como voluntarios y teóricamente controlables”.

En relación con los terminales, las evidencias son aún más numerosas, pues la realización de estudios epidemiológicos sobre la influencia de las antenas resulta ciertamente difícil: los niveles de exposición no sólo son muy bajos, sino que no se pueden aislar de los CEM de otras fuentes, caso fundamentalmente de las antenas de TV y radio, cuya potencia de emisión (hasta 200.000 W) es hasta 650 veces superior. Así, los trabajos llevados a cabo con los terminales, caso fundamentalmente del INTERPHONE, confirman la ausencia de una relación entre los móviles y el incremento de la incidencia de tumores cerebrales o del SNC (meningiomas, gliomas, neurinomas del acústico y de la glándula parótida).
Con todo ello, el objetivo de esta entrada es transmitir tranquilidad entre la población.