viernes, 26 de febrero de 2010

Un consejo para padres de niños con sobrepeso


La lectura puede ayudar a los niños con sobrepeso a combatir la obesidad, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Duke (Estados Unidos) que se ha hecho público durante la reunión científica anual de la Sociedad de la Obesidad, que se celebra en Phoenix.
Los investigadores pidieron a niñas obesas de entre 9 y 13 años que participaban en un programa de pérdida de peso integral que leyeran una novela apropiada para su edad titulada Lake Rescue. La obra había sido producida con la ayuda de expertos en pediatría e incluía un estilo de vida saludable y una guía para mantener el peso, así como mensajes positivos y modelos de roles enérgicos.
Seis meses después, los investigadores descubrieron que 31 de las niñas que leyeron la novela habían experimentado una disminución significativa de su índice de masa corporal (IMC) en comparación con el grupo control de 14 niños que no habían leído el relato.
Según explica Sarah Armstrong, directora del Programa de Estilos de Vida Saludables de Duke, donde se realizó el trabajo, "este es el primer estudio intervencionista prospectivo que descubre que la literatura puede tener un impacto positivo en los cambios saludables en el estilo de vida en chicas jóvenes".
Aunque la disminución en el IMC atribuida al libro es pequeña, Amstrong señala que cualquier reducción en el IMC es alentadora, ya que suele aumentar en los niños a medida que crecen y se desarrollan. Esto es una progresión natural, pero en los niños con sobrepeso el IMC suele aumentar más deprisa. "Si su IMC disminuye, significa que están perdiendo peso o aumentando en estatura y no engordando. Ambos son indicadores positivos en los niños que intentan perder peso", explica Armstrong.
La idea de que un libro pueda influir de forma positiva en la pérdida de peso y en la disminución del IMC es "alentadora porque es fácil de implementar y es un añadido bienvenido a un mundo en el que no existen muchas alternativas", concluye la investigadora.


Fuente: JANO

miércoles, 24 de febrero de 2010

Nuestro programa de hoy

video

Les dejo con el programa de esta semana, y como en cada ocasión, tratamos de acercarles la medicina a su hogares. Agradecemos a Radio Tamaraceite la oportunidad de llevar el mundo de la salud a través de las ondas.

domingo, 21 de febrero de 2010

El tabaco aumenta no sólo el riesgo de padecer cáncer de pulmón, sino también el de estómago y el de esófago



Científicos holandeses publicaron recientemente que fumar incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de esófago y estómago, mientras que el consumo de alcohol también influye, pero en menor medida.

Su estudio siguió durante 16 años a más de 120.000 individuos de 55 a 70 años y permitió confirmar que el consumo de tabaco aumenta las probabilidades de desarrollar los dos principales tipos de cáncer gástrico, así como los dos principales de cáncer esofágico. El incremento del riesgo varía entre un 60 y un 263% entre los fumadores respecto a los no fumadores.

El alcohol, a su vez, afecta solamente al riesgo de carcinoma esofágico de células escamosas, tumor que se encuentra en la parte superior del esófago

Los individuos que al inicio del estudio ingerían más de 30 gramos de alcohol al día –equivalente a 2-3 vasos de vino- tuvieron casi cinco veces más probabilidades de desarrollar el tumor que los abstemios.

Las recomendaciones que pueden hacerse a partir de los resultados de esta investigación son claras: dejar de fumar y consumir alcohol con moderación son medidas útiles para prevenir el cáncer.

martes, 16 de febrero de 2010

Dormir bien protege de la depresión


Un estudio norteamericano confirma que los chicos que duermen menos horas tiene mayor riesgo de una depresion, así como más probabilidades de tener pensamientos suicidas
Una investigación llevada a cabo por médicos estadounidenses sugiere que los adolescentes que se acuestan más temprano tienen menos probabilidades de desarrollar depresión y tener pensamientos suicidas. Según sus resultados, acostarse pronto podría ejercer cierta protección, posiblemente derivada de una mayor duración del sueño.

La investigación analizó datos de más de 15.000 adolescentes e información proporcionada por sus padres. El 7% de los participantes tenía depresión y el 13% pensamientos suicidas en los últimos 12 meses. El 54% de los padres declaró que sus hijos se acostaban hacia las 10 de la noche o antes durante la semana, el 21% hacia las 11 y el 25% más tarde de medianoche. La duración media del sueño fue de 7 horas y 53 minutos, cifra inferior a las 9 horas o más que recomienda para estas edades la Academia Americana de Medicina del Sueño. Los participantes que se acostaban antes de las 10 dormían 33 minutos más que los que se iban a la cama a las 11 y 40 minutos más que los que se acostaban pasada la medianoche.

Los resultados revelan que los adolescentes que se van a la cama pasada la medianoche tienen 24% más probabilidades de desarrollar depresión y 20% más de tener pensamientos suicidas que los que se acuestan a las 10 de la noche o antes.

La duración del sueño influye de forma significativa, pues aquellos que declaran dormir habitualmente cinco horas o menos cada noche tienen 71% más probabilidades de sufrir depresión y 48% más de pensar en el suicidio que aquellos que duermen unas ocho horas.

Para el autor principal del estudio, estos resultados refuerzan la idea de que la duración del sueño desempeña un papel fundamental en la aparición de la depresión..

domingo, 14 de febrero de 2010

Se ha descubierto una nueva medicina: el amor


El amor es el sentimiento más importante del ser humano y además de no tener límites porque se siente hacia los padres, hermanos, hijos, familiares en general y amigos, se manifiesta de muchas formas con ternura, apoyo, cariño, ayuda, tolerancia y respeto, valores que además provocan una enorme satisfacción personal.
Pero además de ser un motor que mueve a las personas hacia su superación y satisfacción personal, también es una excelente medicina para el corazón como lo expresan expertos cardiólogos, ya que además de prevenir enfermedades cardíacas, al amar y sentirse amados, se reduce el estrés, la depresión y la ansiedad, que son importantes factores de riesgo para padecerlas.
Y es que para las enfermedades del corazón, no solo existen factores físicos o ambientales, sino también psicológicos, por lo que encontrar el balance entre la salud física y mental es importante para todos.
En la literatura médica se han publicado muchos estudios que afirman que no solo los factores físicos se asocian a la enfermedad del corazón sino también los factores psicológicos. El encontrar el balance entre la salud física y mental es importante para todos, un ejemplo lo presenta un estudio en el que aquellos que contestaron tener cariño por parte de su pareja, tuvieron la mitad de riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardíaca.
Así que ya lo sabes, el estar enamorado es una buena razón para vivir sanamente, demuestra el amor hacia todas las personas que te rodean, tú saldrás ganando, porque tu corazón estará sin duda, muy bien cuidado.
Feliz día de los enamorados


jueves, 11 de febrero de 2010

Efectos beneficiosos de la sandia


La facilidad que ofrece esta fruta para ser consumida, pues no necesita ser pelada, la convierte en un postre ideal para los más pequeños, y dada la suave textura de su pulpa esta fruta está indicada para quienes tienen dificultades para masticar los alimentos. Su elevado aporte de agua la convierten en un potente hidratante, y por tanto, en una fruta especialmente indicada durante su temporada para las personas mayores, que suelen manifestar desagrado para tomar suficientes líquidos. Dos buenas tajadas de sandía suplen a un vaso de agua, y con el placer de degustar una fruta refrescante, dulce y sabrosa. En general, resulta fácil de digerir, aunque puede resultar indigesta para ciertas personas si la consumen después de las comidas, debido a que su elevado aporte de agua diluye los jugos gástricos y retrasa la digestión de los alimentos, lo que provoca la consiguiente sensación de indigestión e hinchazón.

Además, resulta un magnífico diurético, es decir, aumenta la producción de orina, por lo que su consumo está indicado para quienes padecen cálculos renales, ácido úrico elevado, hipertensión y otras enfermedades que cursen con retención de líquidos. Resulta interesante comer abundante sandía tras un día de excesos alimenticios, pues al ser diurética, favorece la eliminación de sustancias de desecho por la orina, por lo que resulta una ayuda perfecta como desintoxicante.

Esta fruta es ideal en las dietas de adelgazamiento, dado que se puede consumir doble cantidad de sandía que de muchas otras frutas, sin que se aumenten especialmente las calorías.

Las variedades de sandía cuya pulpa es de color rosado y rojo, se consideran una fuente moderada de licopeno. Numerosos estudios científicos han puesto de manifiesto que el licopeno tiene propiedades antioxidantes y que, incluyendo en la dieta alimentos ricos en dicha sustancia, como la sandía, se reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer como el de páncreas, pulmón, colon y de próstata. Asimismo, el licopeno, por su actividad antioxidante, actúa contra los radicales libres, sustancias nocivas para el organismo, lo que justifica el papel del consumo de sandía en la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y degenerativas. Por otra parte, los estudios ofrecen pruebas que avalan la existencia de una serie de acciones biológicas de estas sustancias, como efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico y el control del crecimiento y de la diferenciación celular.