jueves, 28 de marzo de 2013

Los niños malcomedores

Se acaban de presentar los resultados de un estudio español publicado en The Open Nutrition Journal, realizado en colaboración con Abbott, que analiza por primera vez las peculiaridades de los niños malcomedores y su relación con determinados problemas congnitivos. Esta investigación nos ha permitido además definir la conducta del niño malcomedor, ahondar sobre las repercusiones que esta actitud tiene en sus familias y conocer información muy útil sobre las conductas alimentarias de los niños y jóvenes en la actualidad.
El objetivo de esta investigación, llevada a cabo en 7 colegios de Madrid con 1.101 niños con edades comprendidas entre los 3 y los 6 años, y a los que se sometió a pruebas de medición de la capacidad de atención, era determinar si habían diferencias significativas entre los niños malcomedores y aquellos que comían de manera saludable en cuanto a su atención, los niveles de irritabilidad de las familias y su ingesta nutricional. Como niños malcomedores se definió a aquellos que ingerían menos de un 65% de las cantidades diarias recomendadas de entre 4 y 6 grupos de alimentos (carnes, verduras, frutas, lácteos, carbohidratos y legumbres).
Uno de los datos más interesantes arrojados por el estudio fue la definición de las características de estos niños: comen de forma más lenta, tienen más deseos de beber, se sacian enseguida, disfrutan menos de la comida y se comportan de forma caprichosa, no sólo respecto a su alimentación sino en otras facetas; por ejemplo, tienen más rabietas.
En cuanto a las repercusiones de esta conducta sobre los niveles de atención de estos niños, los resultados de esta investigación reflejaron claramente que los malcomedores que se situaban en el segmento de entre 4 y 6 años tenían un nivel de atención significativamente bajo respecto a aquellos que comían saludablemente y esa diferencia se incrementaba hasta un 50% con la edad, de tal forma que más de la mitad de los malcomedores de 5-6 años puntuaban más bajo en los niveles de atención. Se estima que el 51% de los malcomedores necesitará atención psicológica, porque hay que tener en cuenta que la persistencia en esta actitud puede llevar a carencias nutricionales prolongadas.
Otra de las evidencias del estudio fue el importante efecto que la conducta de los niños malcomedores tiene en el ámbito familiar. Se comprobó que en más del 50% de las familias con niños malcomedores de entre 4 y 6 años se produce irritabilidad familiar, creándose una especie de círculo vicioso (los padres se irritan porque el niño no come y el niño, a su vez, persiste en su comportamiento como reacción a la actitud de los padres), lo que propicia un ambiente que, lejos de solucionar el problema, hace que éste cronifique en el tiempo.
Los expertos insistieron en la implantación de hábitos alimenticios saludables como la mejor solución para plantar cara a este tipo de conductas. Cuanto antes sigan una dieta variada, mejor. Un niño de 3-4 años puede tomar lo mismo que el resto de la familia y es muy importante familiarizarles con todo tipo de alimentos. En este sentido, también es muy importante no ceder a los caprichos del niño a la hora de comer y sentarse todos a la mesa, es decir, comer en familia siempre que sea posible.
En la población general se estima que entre un 20 y un 60% de los niños son malcomedores, y, según los pediatras, ésta es una de las quejas más habituales de los padres.
 
Fuente: JANO

jueves, 21 de marzo de 2013

Mente y cuerpo sano

Al igual que sucede con el cuerpo, también debemos ejercitar la mente para que funcione perfectamente y no vaya atrofiándose. Tenemos que ser conscientes de que también es muy importante hacer “Gimnasia mental”.

Con la " Gimnasia mental" , conseguiremos mantener en orden todas nuestras capacidades mentales, mantendremos nuestra memoria en buena forma, así como la capacidad de cálculo, de análisis, etc.

La sociedad actual nos brinda una infinidad de posibilidades de ejercitarla, solo tenemos que proponernos integrarnos en la vida cultural de nuestra ciudad, leyendo periódicos y libros, yendo al cine o al teatro, escuchando música, navegando por Internet, etc.

Nunca es demasiado tarde para aprender cosas nuevas y formarnos en todo lo que a uno le apetezca. Jamás hay que sentirse mayor para aprender.

Hay una infinidad de cosas interesantes que se pueden realizar y que además nos ayudarán a mantenernos en buena forma mental, como escribir cocinar, juegos de mesa y de cartas, ver televisión,...

Nuestra recomendación, es la de dedicar un tiempo razonable a cada cosa, de manera que nuestra actividad sea variada y enriquecedora.
RELAJACIÓN
Te proponemos este sencillo ejercicio de relajación que te ayudará a descansar y liberar tu mente y tu cuerpo de las tensiones acumuladas.
  1. Me siento en un banco , buscando una posición lo más cómoda y relajada posible.
  2. Permito que mi cuerpo y mi mente vayan relajándose . Dejo que los pensamientos fluyan por mi mente sin impedirlo, pero sin concentrarme en ninguno.
  3. Comienzo a notar mi propia respiración , intentando que cada vez que tomo aire, se hinche ligeramente el abdomen (solo así conseguimos que la respiración sea profunda y completa).
  4. Poco a poco voy concentrándome en percibir sensaciones agradables : siento una agradable sensación de calor.
  5. Noto como mi cuerpo pesa , concentrándome durante un momento en esa sensación y notando las zonas de contacto del cuerpo con el banco.
  6. Realizando un recorrido imaginario por todo mi cuerpo , sin prisas y notando como va relajándose cada una de las zonas que voy recorriendo.
  7. Por último disfruto durante unos momentos de la sensación de tranquilidad y relajación que he conseguido.
  8. Poco a Poco, con movimientos muy suaves, voy volviendo a la realidad .
Antes de levantarme, dejo que pase un tiempo hasta despejarme completamente.

Fuente: Dirección General de Atención a Personas Mayores y Discapacitados.
CONSEJERÍA DE BIENESTAR SOCIAL DE CASTILLA- LA MANCHA

jueves, 14 de marzo de 2013

Los medicamentos también pueden provocar dolor de cabeza

Si usted es delas personas que toma con mucha frecuencia paracetamol, aspirina o ibuprofeno, solos o en un combinado, debe saber que uno de los efectos secundarios de esta medicaciòn está en su intento de solucionarlo: la medicación. Los expertos advierten de que el abuso de fármacos para combatir este trastorno es una lucha inadecuada y contraproducente o, como se diría popularmente, que es peor el remedio que la enfermedad.
 Se estima que hasta una de cada 50 personas tiene cefalea causada por la ingesta excesiva de analgésicos.
La cefalea por abuso de medicación está descrita desde hace tiempo, es bien conocida por los médicos, sobre todo por los neurólogos. Pero cuáles son los criterios para considerar que una persona está en riesgo de sufrir una cefalea por abuso de medicación, pues bien el grupo de medicamentos formado por paracetamol, aspirina y antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno, que, cuando se toman 15 o más días al mes, pueden causar dolor de cabeza por abuso.

Cada tipo de cefalea requiere un tratamiento específico y un control distinto, por ejemplo la cefalea por tensión o tensional, aquella generada por el estrés y que la suelen tener de forma esporádica la mayoría de las personas, puede tratarse con analgésicos habituales. Sin embargo, para la cefalea en racimos, con un dolor más intenso focalizado en un lado de la cara (zona frontotemporal) cuya duración oscila de una a tres horas y se asocia a lagrimeo y enrojecimiento de ojos, el tratamiento adecuado consiste en otros fárm,acos más específicos.
Y luego están las migrañas, que afectan al 12% de la población, y que deben tratarse con fármacos triptanes o con antiinflamatorios.Tanto el uno como el otro lo debe pautar el médico, pero es con la medicación preventiva como se puede evitar, o paliar, la aparición de cefalea o migraña recurrente.
Desde aquí les recomendamos siempre que consulten con su médico y no se automediquen.

Fuente: El Mundo

jueves, 7 de marzo de 2013

Consejos para comer saludable a pesar de la crisis


Hoy les dejo con tres consejos para comer saludable y barato en estos momentos de crisis económica que estamos atravesando. Espero que les sea útil:

1. Evitar las comidas basadas en la papa o patata. 
Las patatas y otros tubérculos (como la yuca, menos conocido en España) son los alimentos más recurridos y recurrentes en época de dificultades económicas. Siempre se han considerado alimentos básicos y así queda plasmado en la Pirámide de la Alimentación Saludable. No obstante, su aporte energético como fuente de hidratos de carbono, es decir, como la fuente principal de energía para el organismo, es mucho más limitada que la que proveen los cereales. El consejo para comer mejor, aún en tiempos críticos, es recurrir al arroz, la pasta y las legumbres -también alimentos básicos a precios asequibles- como plato principal y relegar las patatas como acompañamiento o como un ingrediente más de distintas recetas.
Comer patatas con mucha frecuencia o en gran cantidad no es conveniente para quienes sufren dolencias articulares. Por su contenido en solanina, las patatas y otros vegetales de su misma familia (como tomates, berenjenas y pimientos) favorecen la inflamación celular, lo que explica el malestar articular en personas que sufren artritis y son sensibles a estos compuestos químicos. Con la cocción se reduce hasta en un 50% la concentración de estas sustancias, más abundantes en las patatas viejas o en las zonas verdosas, aunque puede resultar insuficiente para personas sensibles. Por otra parte, la tentación de comerlas fritas con el pensamiento de saciar más y calmar el apetito tiene una contraprestación: demasiadas calorías que en poco tiempo se convierten en kilos de más. Una solución puede ser preparar platos mixtos en los que se mezclen los cereales o las legumbres con tropiezos de carnes, pescados o huevos.
2. Volver a los buenos potajes o a los riquísimos ranchos. 
Las carnes y los pescados siempre son productos más caros que el kilo de arroz, de pasta o de legumbres secas. Por ello, pensar en recetas que conjuguen ambos tipos de alimentos da como resultado un plato contundente, muy sabroso, nutritivo y equilibrado, que sirve como plato único de la comida principal. Como propuestas de platos de legumbres como alimento principal figuran, entre otras, el potaje de acelgas con bacalao, mezclado con garbanzos, las judías blancas con pollo o el potaje de lentejas con calamares.
Asegurar la ingesta de legumbres, como mínimo, dos o tres días por semana es una acertada decisión alimentaria. El resto de días se puede alternar con platos mixtos de arroz o pasta con proteína animal. Algunas ideas para cocinar el arroz son: arroz atomatado con bacalao ajoarriero, arroz cremoso con zanahoria, calabacín y pollo, paella de espinacas y sardina o al estilo senegalés. En cuestión de platos mixtos con pasta y cereales, se puede alternar el consabido plato de espaguetis a la boloñesa con el de macarrones con atún para introducir el pescado. También se puede preparar unos tagliatelle con salmón fresco, mejillones y gambas, un cuscús o fideuá con guisantes y pavo a la cazuela.
Los potajes de legumbres y arroz u otros cereales, como el cuscús, también son un buen recurso gastronómico que cumple un doble objetivo: saciar y llenar el estómago y ser un plato equilibrado en el aspecto nutricional. Las opciones van desde el típico potaje de legumbres con arroz, al plato que combina las legumbres con cuscús.
3. Hacer uso de los Congelados.
La congelación de los alimentos, tanto doméstica como industrial, si se ha realizado de forma correcta y con rapidez, no altera ni la calidad ni el sabor de alimentos como carnes, pescados u hortalizas. La tarea del consumidor es asegurar que no se rompa la cadena de frío del producto congelado desde que lo adquiere hasta que lo introduce en su congelador doméstico. La escarcha o pequeños charcos de hielo en las bolsas de congelados o el apelmazamiento de los alimentos dentro de las bolsas hace sospechar que en algún momento el producto se ha descongelado, al menos en parte, por lo que se escogerá otro que esté en buenas condiciones.
Fuente: EROSKI CONSUMER