martes, 27 de mayo de 2014

La delgadez tampoco es buena

Imagen de Palabras de Blogger
La obesidad es la enfermedad de nuestro tiempo, claramente relacionada con múltiples problemas de salud por todos conocidos. Pero, ¿estar muy delgado influye también en la salud? . En esta línea un grupo de investigadores llevaron a cabo un estudio, publicado recientemente en la prestigiosa revista "Journal of Epidemiology and Public Health", donde llegan a la conclusión que la delgadez excesiva también está relacionada con un mayor riesgo de mortalidad. Estos autores llegan a afirmar que las personas con un Indice de Masa Corporal (IMC) inferior a 18,5 tenían casi dos veces más riesgo de morir que aquellos cuyo peso se encontraba dentro de los parámetros considerados normales; siendo esta probabilidad similar a la de las personas con exceso de peso u obesidad. 

En este tema de la delgadez extrema influye mucho la imagen corporal, la deformidad en la misma que se da en los medios de comunicación y en las redes sociales, que pone en peligro la vida de muchos jóvenes y adolescentes al tener alterada la imagen en sí mismo. Aquí tienen los padres un papel importantísimo para actuar de forma precoz ante cualquier cambio de conducta alimentaria que surja en sus hijos y que tratados a tiempo puede tener cura, pero que dejados pasar en el tiempo se cronifica y se complican las posibilidades de curación.

Así se ha relacionado algunas patologías con la delgadez importante, tales como la osteoporosis, que es una enfermedad que debilita los huesos y aumenta la posibilidad de fracturas; esta enfermedad es más común entre mujeres de edad avanzada, las de talla pequeña y delgada, los familiares de pacientes con osteoporosis y la raza blanca
Otra enfermedad relacionada con la delgadez es la infertilidad, tanto en los hombres como en las mujeres.
Además también se ha relacionado el estar flaco o flaca con la disminución del poder inmunológico, es decir con la capacidad que tiene el organismo humano para luchar contra las infecciones.

Este es un mal que,afortunadamente tiene cura y no comiendo lo que sea y mal, sino llevando a cabo una dieta equilibrada, mediterránea, acompañada de ejercicio físico moderado.

martes, 20 de mayo de 2014

No descuidar la faceta psicológica a la hora del tratamiento de la psoriasis

El autor de este blog, paciente con psoriasis
La psoriasis es una enfermedad de la piel muy frecuente que provoca no sólo trastornos físicos sino problemas emocionales que pueden afectar de forma significativa a la calidad de vida de los que la padecen. Llega esto a tal punto que un porcentaje importante de pacientes con psoriasis ha tenido que abandonar su puesto de trabajo o ha sido despedido a causa de su enfermedad.
Además esta enfermedad hace que muchos pacientes se crean que están en inferioridad de condiciones con respecto a sus compañeros de estudio y trabajo, es decir les afecta de forma significativa en su autoestima. Muchos jóvenes, incluso, abandonan los estudios o no realizan aquellos que deseaban por el miedo al qué dirán los demás por su aspecto físico.

Esta enfermedad que afecta al 3% de la población en el mundo, no provoca en los pacientes sólo un problema estético, sino que tiene un gran impacto en la calidad de vida de las personas. Todas las enfermedades de la piel y, por tanto, la psoriasis por ser la más frecuente, afectan a las personas en términos de imagen, estilo de vida y relaciones interpersonales, lo que tiene enormes consecuencias psicológicas.

Por tanto, no hay que descuidar en el tratamiento de estos pacientes la faceta psicológica con el fin de garantizar su bienestar ya que pueden llegar a ser muy incapacitantes.

La presencia de lesiones en la piel de una persona con psoriasis provoca en los demás un gran impacto visual que es notado por los pacientes, que se sienten rechazados lo que hace que lleguen a evitar sitios públicos como piscinas, gimnasios y playas, afectándoles  de tal forma psicológicamente que les convierte en pacientes con una mayor tasa de ansiedad y depresión que la población general.

Aunque cada vez se están utilizando medicamentos más eficaces y seguros, capaces de solucionar en un porcentaje mayor problemas que antes no se resolvían y con menos efectos secundarios, no hay que descuidar esas otras facetas en el tratamiento integral del paciente con psoriasis como es detectar sus necesidades psicológicas que si se detectan y se tratan seguramente ayudarán a tener una mayor tasa de éxitos de la terapia farmacológica.

jueves, 15 de mayo de 2014

Cuidado con la Salmonella en primavera

Llega el buen tiempo y con él el incremento de las temperaturas y de las celebraciones de comidas al aire libre. Durante estos meses, y hasta el fin del verano, el riesgo de que se produzcan intoxicaciones alimentarias aumenta, sobre todo las que se asocian a un mismo microorganismo: Salmonella. Debe tenerse en cuenta que la temperatura óptima de crecimiento de esta bacteria es de 30ºC a 37ºC, de ahí que se haga presente en determinados meses del año, que es cuando crece de forma considerable el riesgo. La prevención, como se detalla en el artículo, pasa por una adecuada higiene personal y una correcta manipulación y conservación de los alimentos.

Salmonella se encuentra sobre todo en alimentos procedentes de aves de corral, ganado bovino y porcino, principales reservorios de la bacteria, así como huevos y también ciertos vegetales frescos que se consumen crudos. Es uno de los cinco microorganismos con más notificaciones en casos de gastroenteritis en España notificados al Sistema de Información Microbiológica (SIM) entre 1989 y 2010, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA). Comparte lista con Campylobacter, considerada la primera causa de gastroenteritis bacteriana notificada, Yersinia enterocoliticaCryptosporidium y rotavirus.
En el caso de Salmonella, esta ha demostrado tener capacidad para sobrevivir en aguas del medio ambiente durante periodos prolongados, sobre todo durante los meses de calor. Pero, ¿por qué este patógeno es más común en los meses más cálidos? El calor es más propicio al crecimiento bacteriano y, además, durante esta época del año es más habitual realizar comidas al aire libre, en las que suelen relajarse ciertas pautas de higiene y conservación de alimentos. Dos condiciones muy favorables para el crecimiento de Salmonella si no se activan medidas de prevención.

La principal fuente de infección humana de Salmonella es a través del consumo de alimentos contaminados. Los serotipos más frecuentes son S. typhimurium y S. enteritidis. En la mayoría de los casos, la salmonelosis en personas sanas se resuelve sin necesidad de tratamientos. Los casos más graves pueden producirse en ciertos grupos de población, como ancianos, niños y personas inmunodeprimidas. Carnes, huevos, leche, productos lácteos y agua son los alimentos más comunes en este caso, sobre todo en primavera y verano, ya que las condiciones ambientales más cálidas son más favorables al crecimiento de microorganismos en alimentos. La prevención debe basarse en tres puntos fundamentales:

  1. -Buenas prácticas de elaboración de alimentos, que incluye una higiene de manos estricta.
  2. -Una refrigeración adecuada.
  3. -Una cocción suficiente en toda la superficie del alimento y el interior.
Los alimentos no deben permanecer fuera de la nevera durante más de dos horas por que aumenta el riesgo de proliferación de la bacteria. Si se va a comer fuera, es aconsejable introducir los alimentos perecederos y que requieran refrigeración en una nevera portátil o en bolsas térmicas. Tras comer, y si han quedado sobras, estas deberán refrigerarse lo antes posible. Otro de los principales problemas es la contaminación cruzada, es decir, si se cometen en errores en un alimento, estos pueden transferirse a otro alimento que ha entrado en contacto.
Cuando se manipula carne cruda en una tabla, o bien se limpia antes de utilizarla para otro alimento o se utiliza otra. Debe tenerse en cuenta que los alimentos contaminados con Salmonella suelen tener un aspecto y olor normales, y que esta se puede eliminar si se somete el producto a temperaturas de cocción.


martes, 6 de mayo de 2014

Obesidad infantil de plena actualidad


En España aún existe todavía la creencia de que los niños que comen poco están enfermos y ésta es una causa muy común de consulta con el pediatra. Sin embargo, los padres no consultan cuando lo hacen en exceso. Existe también la idea de que si un niño es gordito cuando llegue a la adolescencia adelgazará lo cual no es exacto, ya que tendrá muchas más posibilidades de ser obeso cuando sea adulto. 


España, con una tasa que supera un tercio de la población, se encuentra a la cabeza de la obesidad infantil del territorio europeo. Por ello, los expertos recomiendan adoptar medidas como la retirada de los dispositivos electrónicos que fomentan el sedentarismo entre los más pequeños o en la vigilancia estrecha de los menús hipercalóricos en los centros educativos. 


Además hay que tener cuidado con el mal hábito que existe de llamar "gordas" a las niñas cuando son pequeñas ya que está demostrado que ésto aumenta el riesgo de que en la adolescencia padezcan obesidad. Este efecto es más acentuado en el caso de aquellas que en sus casas les decían que estaban gordas, en comparación con aquellas que recibían este calificativo por parte de sus compañeros o profesores.

Desde aquí recomendamos recuperar los hábitos de la dieta mediterránea, dando prioridad al consumo de aceite de oliva, pescados, frutas y legumbres, ya que con esto se consigue el mismo efecto sobre la mortalidad cardiovascular que si tomara un fármaco de adulto.