miércoles, 24 de septiembre de 2014

La merienda saludable

Muchas veces nos comemos la cabeza con qué darle a nuestros hijos para la merienda. Pues bien una premisa fundamental es que no sólo hay que darle lo que al niño o la niña le guste, sino que hay que darle lo que necesita haciéndoselo a su gusto. Porque una dieta equilibrada y completa debe incluir a diario 5 raciones de fruta y verdura. Pero tampoco podemos estar exigiéndole a los niños que coman la fruta si no ven a sus padres comerla y disfrutar de ella, quizá hay que llevarlos al supermercado y sean ellos mismos quien elijan su fruta preferida, la pesen y la lleven a casa y que sean ellos mismos los que la preparen dejándolas listas para comer toda la familia.
Frutas como un plátano o una mandarina a media mañana, una pera, albaricoques o un poco de melón para completar la merienda constituirá una dieta saludable rica en vitaminas, en minerales, con fibra, … y con pocas calorías. Conviene ir variando las frutas, buscando las preferencias del niño y poniéndoselo fácil, con frutas que se puedan pelar de forma sencilla o se puedan comer tal cual. hay que tener en cuenta que los zumos y néctaresson de más facil consumo, pero no son comparables ni con mucho a la fruta fresca. Ni siquiera los que se anuncian como batidos de fruta 100% o fruta recién exprimida tiene las mismas propiedades que la fruta fresca.
No nos olvidemos en la merienda de otros productos muy saludables, los frutos secos como nueces, castañas, almendras, cacahuetes…Hay que tener en cuenta a la hora de mandar estos alimentos al cole de merienda que pueden haber niños alérgicos en la clase y se debería evitar llevarlos por el riesgo de un accidente.
Por último, no nos olvidemos de los productos lácteos que son un alimento básico para los niños, y aportan nutrientes esenciales, aunque los expertos recomiendan que es mucho mejor tomar un vaso de leche entera ya que no todos los lácteos son alimentos equilibrados.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cuidemos la postura de nuestro cuerpo

Mejorar la postura no sólo es bueno para lucir bien estéticamente, sino que además es algo que debemos hacer por salud. La buena postura facilita la respiración y sobre todo ayuda a prevenir dolencias musculares y/o en los huesos. Hoy en día, la vida sedentaria hace que las personas tengan una mala postura con más frecuencia; estar muchas horas frente al computador, ver televisión o trabajar, puede hacernos tener una mala postura que, a largo plazo, nos puede dar problemas de salud.

Aunque tal vez no lo creas, tener una buena postura te ayudará a sentirte mejor cada día, además de hacerte ver muy bien y darte más seguridad cuando debes dar una entrevista o debes hablar en público. Si quieres aprender a tener una buena postura corporal para disfrutar de sus beneficios para la salud, a continuación te dejamos los mejores consejos para conseguirlo.

La cintura y la pelvis juegan un papel muy importante a la hora de mejorar la postura. Por lo general, las personas que más mala postura adoptann en su cintura o cadera, son aquellas que están frecuentemente sentadas.Cuando aprendemos a mejorar la postura de la cintura, incluso nos podemos ver más delgadas y con una figura mejor definida.Si deseas mejorar la postura de la cintura te recomendamos realizar sentadillas en cada pierna para estirar los músculos de la cadera. Mientras haces las sentadillas debes estirar la cintura lo más que puedas, evitando que la rodilla toque el suelo. Este sencillo ejercicio lo harás haciendo 15 repeticiones y al menos 3 veces al día.La espalda suele ser la parte del cuerpo donde más se nota la mala postura, debido a que los músculos de la espalda se contraen y los músculos superiores de la espalda se debilitan, causando una especie de curva hacía adelante, conocida comúnmente como joroba. Este problema de postura se puede presentar en todo momento, sobre todo si la persona mantiene sentada.


 
Si eres de los que mantiene frente al computador o televisor, ten en cuenta lo siguiente para mejorar la postura de tu espalda como es realizar constantemente ejercicios de estiramiento para evitar que la espalda se torne jorobada, y sobre todo, para evitar las contracturas por falta de movilidad. Mantén una posición firme y derecha, evitando doblar la espalda porque puedes verte jorobado. Procura contraer el abdomen mientras mantienes tu espalda derecha, sobre todo cuando vas caminando o estás sentado.


Al no tener una buena postura en la espalda, lo más probable es que los hombros también estén mal. Por lo general, las personas que mantienen mucho tiempo sentadas suelen tener más dificultad para mantener un equilibrio en su espalda, lo que repercute nocivamente en la posición de los hombros. Para mejorar la postura de los hombros, realiza ejercicios de estiramiento con el fin de aliviar la presión en el pecho. Para solucionar tu problema de postura, ten en cuenta que los hombros deben estar ligeramente hacia atrás, es decir, sacando un poco el pecho hacia afuera.

Tener una mala postura hace que los músculos del cuello empiecen a contraerse. Esta zona del cuerpo es una de las más propensas a tensionarse e incluso te puede generar dolor. Cuando el cuello pierde su postura, empezamos a notar que nuestra cabeza se ve como más adelante que el resto del cuerpo.
Para empezar a mejorar la postura del cuello, practica sobre todo cuando estés sentado. Para esto ten en cuenta que la cabeza debe estar alineada con la espalda. Si sientes el cuello tensionado, realiza un buen masaje alrededor del cuello para liberarlo de tensiones. Una vez te sientas relajado, procura mantener una posición derecha y estirada. Cuando estés sentado, ya sea frente al televisor o al computador,procura mantener el cuello erguido, la barbilla paralela al piso y ligeramente hacia arriba.

Finalmente, ten en cuenta que además de mejorar la postura cuando estás sentado, también debes mantenerla al caminar. Muchas personas caminan mal, lucen jorobadas y no tan bien estéticamente. Caminar con una buena postura te puede ayudar a lucir más delgada, además tu cuerpo se sentirá más descansado. Mantén tu cintura, espalda y cuello bien derechos. Da pasos moderados, ni muy largos ni muy cortos. Lleva un ritmo entre tu brazo derecho y tu pie izquierdo y viceversa.

Aparentemente, puede ser muy difícil adoptar una buena postura, pues son muchas las partes del cuerpo implicadas, pero una regla básica e importantísima es que nuestros hombros y nuestras cadera deben estar en la misma línea y la barbilla formando un ángulo recto con nuestro cuello.



martes, 2 de septiembre de 2014

El estrés por la vuelta al cole

Los niños pueden sufrir estrés por la 'vuelta al cole', por lo que los padres debemos estar muy atentos a las preocupaciones que les surgen a los niños en estos días de las cuales muchas veces no nos hacen partícipes si no nos sentamos con ellos a escucharlos.

Es muy importante estar atentos ante posibles cambios en su estado de ánimo, la pérdida de apetito, el llanto fácil o la aparición de trastornos del sueño.

Pero tampoco debemos preocuparnos en exceso por que aparezcan estos síntomas ya que  no es más que una fase adaptativa que suele durar entre una o dos semanas y que debe ser vista como algo natural. El grado de estrés del escolar va a depender muy mucho de el apoyo familiar, por ello lejos de reprocharles por estar tristes es intentar llegar al fondo de la cuestión para que ellos mismos exterioricen sus sentimientos y así alivien ese peso que les oprime.

Los expertos aconsejan estar los primeros días más cerca de ellos, atentos a sus reacciones para poder acompañarlos en sus nuevas preocupaciones y transmitirles confianza en sus capacidades. Durante estos días es bueno planificar actividades como excursiones familiares y, sobre todo, evitar cargarles de actividades extraescolares o de deberes nada más empezar el curso. 

De todas formas, todo este proceso que sufren los escolares de la vuelta al cole va a afectarles positivamente ya que favorece su proceso de socialización y desarrollo personal ya que, volver con sus compañeros posibilita la percepción de pertenencia a un grupo y les identifica a una colectividad con el consiguiente efecto positivo en su autoafirmación personal.